imagen noticia 7

 

Con el aumento que ha registrado el comercio electrónico en Colombia, sumado a la amplia oferta de productos que se encuentran en línea, son varios los beneficios que presenta este medio a los usuarios.

Para empezar, es necesario aclarar que comprar por internet no es sinónimo de estafa, robo, fraude o pérdida de datos; al contrario, es un comercio que alberga muchos beneficios pero que, así como las ventas físicas, también puede presentar eventuales amenazas.

El auge que ha tenido este tipo de compras en el país se puede ver reflejado en los resultados que ha mostrado la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), entidad que para abril de este año reveló que, en todo 2017, las ventas electrónicas en Colombia registraron cerca de $14,6 billones, consolidando así un incremento del 14% con relación a 2016. En resumidas cuentas, los colombianos cada vez más están comprando por medios digitales.

No es tan complicado entender este sostenido crecimiento, pues en vez de caminar a un banco y hacer fila para pagar un recibo, muchos están prefiriendo hacer lo mismo en cuestión de segundos desde su teléfono celular.

El anterior es solo un ejemplo de cómo las ventajas del comercio electrónico se traducen en ahorro de tiempo, dinero y esfuerzo físico; incluso hay modalidades de pago que, con previa autorización del usuario, son capaces de descontar automáticamente el monto a pagar por parte de la persona, haciendo que el olvido de cancelar una factura sea cosa del pasado.

Si se traslada este escenario al de adquirir artículos en línea, el hecho de no salir de la casa y recibir los productos a domicilio es otro componente que atrae a muchos a recurrir a ese tipo de compras.

No obstante, así como en el comercio físico hay que estar alerta de no recibir un billete falso, un producto de mala calidad o de ser estafados, en el plano virtual también hay que atender una serie de recomendaciones para evitar ser víctimas de los delincuentes que operan bajo diversas modalidades asociadas a internet.

Andrés Bernal, gerente de Mercado Pago de Mercado Libre, compartió algunas recomendaciones para tener presentes al momento de hacer compras en línea.

Para este directivo es esencial validar elementos como la confiabilidad de la página web en la cual se busca hacer la compra. Lo anterior se puede lograr verificando los términos y condiciones que tenga la misma, que explique por ejemplo qué pasa si el producto adquirido no satisface las expectativas del cliente o simplemente llega algo contrario a lo que se ordenó; que en la plataforma se vea una inversión por parte de los desarrolladores de tal manera que sea fácil de navegar, que no tenga errores de ortografía y que los precios que muestran los productos no sean increíblemente bajos; todos estos factores son indicadores de que una página puede ser un anzuelo para estafar a potenciales compradores.

Con la intención de brindar seguridad en compras que involucren pagos con tarjeta de crédito o débito, existen plataformas como Mercado Pago y PayU, entre otras, cuya misión es garantizar una correcta transacción; dicho lo anterior es prudente verificar que los portales de compra cuenten con una de estas compañías que, de preferencia, cumplan con estándares internacionales en esa materia.

Un consejo adicional es, en lo posible, siempre hacer transacciones en computadores de confianza que estén conectados a redes de internet seguras, pues los ciberdelincuentes pueden instalar 'malwares' en los equipos para espiar la información de las personas y llegar a robar datos sensibles. De igual forma se recomienda manejar contraseñas seguras, que no sean las mismas para acceder a otros portales como redes sociales o correos electrónicos.

 

FUENTE: ELESPECTADOR.COM

^